Frutas de verano: fuente de energía e hidratación para tus hijos

Con el verano llega también el buen tiempo y las altas temperaturas. Durante esta época del año la hidratación de toda la familia y en especial la de tus hijos es aún más necesaria. Una buena forma de combatir el calor es aumentando el consumo de frutas, un aliado perfecto para refrescar el cuerpo de una manera saludable.

Los equipos de Scolarest trabajamos a diario para la felicidad de tu familia. Sabemos que las frutas son, sin duda, uno de los alimentos más apropiados para lograr que tus hijos crezcan sanos y fuertes, pero también, para que repongan líquidos sobre todo a lo largo de estos meses. Por eso te proponemos una selección de las más adecuadas cuando el sol aprieta para que puedas incluirlas en su dieta y les aporten los nutrientes que necesitan para su desarrollo.

 

 

Comer fruta es bueno (y necesario) para su salud

Con el Programa “Voy de Verde” del Proyecto Educativo Scolarest queremos generar conciencia en torno a una alimentación ecológica y saludable. Buscamos que tus hijos conozcan la necesidad y los beneficios de consumir, en este caso, las frutas típicas de la temporada de verano. Así, cuando se encuentren de vacaciones, sabrán que tomar fruta les ayuda a hidratarse y a combatir el calor de forma diferente.

Además, entre sus múltiples beneficios se encuentra su gran aporte de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra.

 

 

Principales frutas veraniegas y sus propiedades

Ya sabes que, si quieres que tus hijos gocen de buena salud no solo en los meses de verano sino durante de todo el año, consumir frutas se convierte en una necesidad. Pero ahora, su sabor refrescante y dulce, presentado en colores vibrantes, hace que su consumo sea todavía más apetecible.

A continuación, te traemos las frutas más refrescantes y nutritivas para estos meses:

  • Sandía: es la fruta veraniega por excelencia. Está compuesta casi en su totalidad por agua, por lo que su contenido calórico es escaso. También tiene propiedades antioxidantes, proporcionadas por su contenido en licopeno.
  • Melón: el melón, al igual que la sandía, tiene un bajo contenido calórico y es rico en vitamina E. Los melones de color naranja, además, contienen betacarotenos, que son antioxidantes beneficiosos para la piel, el pelo y las uñas.
  • Albaricoque: es rico en vitaminas (provitamina A y vitamina C) y en minerales (potasio, calcio o magnesio). Además, es importante en la dieta de tus hijos ya que contribuye a su crecimiento óseo.
  • Melocotón: al igual que los albaricoques, son frutas ricas en provitamina A, vitamina C, y minerales como potasio, fósforo, calcio, magnesio, azufre o hierro.
  • Cereza: su elevado contenido en agua (un 85% aproximadamente) ayuda a mantener la piel hidratada y sana. Contiene grandes cantidades de vitamina A y C, y de vitaminas B1, B2, B6 y E.
  • Mango: es una de las frutas más destacadas de esta época. Se caracteriza por su gran poder antioxidante gracias a su importante aporte en vitaminas C y E, y provitamina A.
  • Piña: posee vitaminas de gran calidad y su composición le convierte en una fruta perfecta para colaborar en la formación de colágeno. Un buen zumo de piña natural aportará a tus hijos la hidratación que necesitan para combatir las altas temperaturas de la temporada estival.

Los equipos de Scolarest sabemos lo importante que es tomar fruta cada día y, más aún, durante los meses de verano. Por eso queremos animarte a que aproveches este momento para incluirlas en su dieta diaria. Así podrán conocer mejor y disfrutar de estos deliciosos alimentos tan beneficiosos para su salud y bienestar y el de tu familia.

¿Niños con alergias? Conviértete en su Guardián

Las alergias e intolerancias en la infancia, incluidas las alimentarias, son un trastorno frecuente que afecta a multitud de familias. La manera de afrontarlas dependerá en gran medida del tipo de incidencia, pero también de la naturaleza de cada niño.

Los equipos de Scolarest lo sabemos, y por eso queremos convertirnos en sus mejores guardianes. Trabajamos para el bienestar y tranquilidad de tu familia protegiéndoles, enseñándoles y concienciándoles en torno a un tema que, si no se afronta de la manera correcta, puede tener consecuencias graves para su salud y su desarrollo.

 

 

¿Qué debes saber de las alergias?

Cuando hablamos de alergias nos referimos a la respuesta del sistema inmunitario ante determinados alimentos, animales, plantas, picaduras… Es decir, cuando tus hijos tienen alguna alergia, su cuerpo reacciona e intenta “luchar” contra elementos que, en principio, serían inofensivos pero que, al entrar en contacto con ellos, provocan una reacción defensiva cuyos signos pueden ir desde los más leves (estornudos y picores) a los más severos (anafilaxia).

Como ya os contamos en el post “Alergias alimentarias infantiles más comunes. Conoce nuestra Campaña “Conviértete en su Guardián”, es importante destacar que no es lo mismo una alergia que una intolerancia. Cuando hablamos de alergias nos referimos a diferentes tipos de trastornos digestivos, cutáneos o respiratorios que afectan a tus hijos, mientras que las intolerancias se refieren a la incapacidad para digerir o metabolizar un alimento o tipo de alimento concreto.

 

 

Principales causas

A día de hoy, las causas de las alergias se desconocen. Todo lo que se sabe es que existen determinados tipos de alérgenos que, al establecer contacto con nosotros, reaccionan y se transforman en los principales síntomas alérgicos.

Existen infinidad de alérgenos que pueden terminar desembocando en problemas. Algunos de los más comunes son:

  • Ácaros de polvo
  • Polen
  • Moho
  • Caspa y/o saliva de determinados animales
  • Ciertos químicos de uso doméstico
  • Alimentos y medicamentos concretos
  • Veneno procedente de picaduras de insectos

Es importante saber también que la tendencia a padecer alergias es hereditaria. Es decir, si uno de los dos padres, o los dos, tiene un problema de alergias, existe una alta probabilidad de que tus hijos también la sufran.

Tú también puedes convertirte en su guardián

Por tanto, en caso de que tu hijo sea alérgico, es importante que interiorices una serie de acciones que, seguramente, te ayudarán a minimizar sus efectos:

  • Intenta mantener las ventanas cerradas en las épocas de polen. Si, además, el día es seco y ventoso, hazlo con especial atención.
  • Trata de reducir la cantidad de polvo y ácaros que se acumula en los muebles, principalmente en las partes menos visibles.
  • Si tienes mascotas, intenta mantenerlas fuera del interior de la casa, siempre y cuando sea posible.
  • Evita fumar en su presencia.
  • Revisa el etiquetado de los alimentos.

Lamentablemente, en muchas ocasiones no existe un modo de frenar o contrarrestar una alergia, principalmente en las relacionadas con alimentos. La única forma es evitar estar en contacto con ellos. Por eso, queremos que tus hijos aprendan a distinguir los alimentos que pueden comer de los que no.

Cabe destacar que, en algunos casos, los niños terminan superando con el tiempo las alergias a ciertos alimentos, tales como la leche, los huevos, el trigo o la soja. Sin embargo, otras como a los frutos secos o a los cacahuetes, suelen acompañarles a lo largo de toda su vida.

Los equipos de Scolarest sabemos de la importancia de las alergias y de la concienciación en torno a este tema. Por eso consideramos la sensibilización de todos, también en el comedor escolar, como un elemento primordial para su total integración y normalización de su vida diaria.