Proyecto Educativo Scolarest. Programa Yo Aporto

Cuando pensamos en las personas que trabajan en un comedor escolar, podemos caer en el error de pensar que su función se reduce a servir comida a nuestros hijos. Se trata de algo mucho más relevante. El equipo Scolarest tiene como objetivo la Felicidad de tu Familia. Interioriza una serie de habilidades que contribuyen, ya no solo a una correcta alimentación, sino también a una educación divertida y saludable.

Te contamos el Programa Yo Aporto, del Proyecto Educativo Scolarest. A través de la actividad Mesa Champions que premia a los alumnos que mejor se comportan en la mesa y que aplican los valores que sus responsables les inculcan.

 

 

Proyecto Educativo Scolarest. Programa participativo Yo Aporto

El objetivo principal de los Equipos de Scolarest es conseguir la Felicidad de tu Familia. Consideramos que, en las actividades de comedor, la participación es una pieza clave para motivar a los alumnos haciéndoles protagonistas activos de sus experiencias. Teniendo en cuenta sus aportaciones, conseguiremos que sientan suyo el comedor y que lo disfruten.

“Yo aporto” es un camino de aprendizaje que pasa por implicarse mediante la palabra, la acción cooperativa, el diálogo y los proyectos compartidos. La creación de una cultura participativa en el comedor es una tarea que exige implicación, compromiso, dedicar tiempo al intercambio de ideas.

 

 

Comedor escolar como espacio participativo

El comedor escolar se ha convertido en un lugar en el que tus hijos pueden aprender y divertirse al mismo tiempo que se alimentan. ¿Cómo? Con ayuda de sus monitores, quienes son los encargados de crear espacios cooperativos e inclusivos donde todos pueden participar, opinar y aportar. Para ello, tendrán que trasmitir a los más pequeños valores como la convivencia, el respeto y la tolerancia, pero también y no menos importante, el saber estar en la mesa.

Para cumplir con esta idea, nuestros monitores tienen 7 habilidades imprescindibles. Son al mismo tiempo educadores, motivadores, comunicativos, dinamizadores, resolutivos, organizadores y fomentan el trabajo en equipo. ¡Todo en uno! Te explicamos cómo:

  • Educador: el comedor debe ser identificado como un aula más en el que nunca se deja de aprender nada nuevo. Su misión será la de enseñar cómo comportarse.
  • Motivador: es muy importante motivar a los alumnos, sobre todo cuando son más jóvenes, para que crezcan y se desarrollen en un entorno positivo y entusiasta.
  • Comunicativo: la comunicación es un elemento clave. El personal de comedor debe ser capaz de comunicarse eficazmente con los alumnos, y que los alumnos se comuniquen eficazmente con ellos.
  • Dinamizador: facilitan y capacitan a los alumnos con habilidades y competencias de su entorno para desempeñarlas con dinamismo en el futuro.
  • Resolutivo: los monitores deben tener capacidad para resolver con eficacia los diferentes contratiempos en los que pueden verse envueltos y que los jóvenes aprendan de ellos.
  • Organizador: los comedores escolares requieren de una organización concreta y deben ser las personas que trabajan en ellos las encargadas de transmitir y fomentar ese orden.
  • Trabajo en equipo: es indispensable para el futuro de tus hijos. Su labor será la de fomentar la colaboración entre los compañeros y con los propios monitores, para que en el futuro comprendan la necesidad de trabajar en equipo.

 

 

Seguridad de tus hijos con alergias e intolerancias

También cabe destacar la relevancia de tener en cuenta las alergias e intolerancias: aproximadamente el 7% de los alumnos posee alguna. Por eso es muy importante que todos estemos concienciados y seamos capaces de reconocer los tipos de alimentos que los niños no pueden comer. Con nuestro Programa Conviértete en su Guardián, tus hijos están protegidos ante cualquier problema relacionado con las alergias e intolerancias alimentarias.

Y, por último, otro de los aspectos que tus hijos deben conocer es el del valor de la comida. Desde Scolarest consideramos que “generar conciencia alrededor de la comida no solo es el hecho de cocinar y de comer; sino también el hecho de no desperdiciar”. Y eso es lo que tratamos de inculcar a nuestros equipos en los centros: debemos aprender a comer pero también a valorar lo que comemos, porque si no lo que estamos desperdiciando es nuestro futuro.

Las personas que trabajan en el comedor tiene la misión de despertar en tus hijos  valores que les acompañarán el resto de su vida. Por eso, consideramos su papel fundamental para su futuro.

Tendencias de 2019 para tu Comedor Escolar: Innovación y Aula Comedor

En Scolarest estamos comprometidos con la felicidad de tu familia y si tus hijos acuden cada día a un comedor escolar tu preocupación por su alimentación aumenta. En los comedores escolares Scolarest sabemos que uno de los grandes placeres de la vida es una buena alimentación y trabajamos a diario para ofrecer a nuestros escolares una alimentación saludable y de calidad.

En nuestro empeño en dar la mejor alimentación posible a tus hijos, innovamos a diario para incluir las nuevas tendencias gastronómicas en los menús escolares. Aunque los niños disfrutan con las recetas tradicionales, cada vez tenemos más éxito al incorporar la innovación gastronómica en el comedor escolar. ¿Quieres saber cómo lo hacemos? Vamos a darte alguna pista.

 

 

Innovación y Aula Comedor

En Scolarest nos tomamos en serio la felicidad de tu familia. Para nosotros es una labor de una enorme responsabilidad ya que tus hijos aprenden muy rápido y todas las experiencias que tenga en esta etapa de su vida le van a influir durante muchos años. Por eso realizamos actividades de educación tanto nutricional y como emocional. Consideramos que ambas actividades van de la mano y complementan la manera en que los niños deben aproximarse a su alimentación.

Las familias Scolarest están informadas del contenido de nuestro Proyecto Educativo y de todas las actividades que realizan sus hijos en las horas de comedor. Durante todo el año, realizamos diferentes actividades didácticas para que los escolares entiendan lo que significa tener una alimentación saludable y las consecuencias de no hacerlo. Todo ello realizado por equipos de profesionales implicados, cualificados y con vocación.

 

 

Lo más importante: una alimentación saludable

Entre las corrientes gastronómicas que vamos viendo se define una idea común: ofrecer una alimentación equilibrada basada en una dieta saludable y rica en proteínas. Es decir, se consolida una tendencia que busca concienciar en los comedores escolares y las familias de la necesidad de ofrecer una dieta lo más equilibrada posible, cuidando al mismo tiempo cuerpo y medio ambiente.

Desde Scolarest colaboramos activamente en la transmisión de esos buenos hábitos alimentarios y en el fomento del deporte y la actividad física como complemento a una dieta sana, equilibrada y saludable. Con ese objetivo, te contamos cuáles son las principales tendencias gastronómicas en nuestros comedores escolares este año:

  1. Comer 5 piezas de verdura y fruta al día: todo el mundo sabe que comer fruta y verdura a diario es muy positivo para nuestra salud. De hecho, la OMS lo recomienda como forma de prevención y cuidado de la salud general. Es importante fomentar este hábito desde los más pequeños y, para ello, en papel del centro educativo resulta fundamental. Entre los principales beneficios de su consumo encontramos una mayor hidratación, un rico aporte de minerales y una ingesta de grasas muy reducida.
  2. Equilibrio entre proteína vegetal y proteína animal: de la misma forma que se busca ofrecer una dieta equilibrada en frutas y verduras, también se hace lo propio en cuanto a carne, pescado y legumbres. Es decir, se busca encontrar el equilibrio entre proteínas animales y vegetales. Así los alumnos pueden alimentarse por medio de una dieta rica y equilibrada que les aporta los nutrientes necesarios para crecer y desarrollarse en un entorno saludable.
  3. Comer frutas y verduras “de temporada”: cada fruta y cada verdura tiene su temporada, y es muy importante conocerla para que puedas disfrutar de las más frescas, las más sanas y, por supuesto, las más saludables. Esto se debe a que las principales propiedades de estos alimentos (olor, sabor y textura), así como su composición (minerales y vitaminas), se encuentran en su máximo apogeo en un momento determinado del año. Por ejemplo: los melocotones y la sandía son propios de los meses de verano, mientras que la zanahoria y los puerros, de los meses de invierno.

 

En definitiva, conseguir una dieta variada, saludable y de calidad que constituya la base sobre la que hagamos “un comedor que sea un aula más para educar en valores, aprender a alimentarse de una forma sostenible y favorecer experiencias positivas”. Esta es la idea que tratamos de inculcar desde Scolarest, ya que consideramos el comedor como un espacio de relación y convivencia en el que, potenciando los buenos hábitos de los más pequeños, contribuimos a alimentar su futuro y a la felicidad de tu familia.